Inversión en infraestructura: Cambiándole el rostro a Chile

Las diversas obras ejecutadas bajo el modelo de alianza público-privada que representan las concesiones, han contribuido al progreso del país y al bienestar de todos sus habitantes.

En la temporada 2020/2021 se exportaron a China 330.000 toneladas de cerezas chilenas, un aumento del 43% con respecto al ejercicio anterior -según datos de la Asociación de Exportadores de Chile, ASOEX-, transformándose en una importante fuente de ingresos y de empleos para el país.

Este logro, así como el desarrollo de muchos otros rubros, ha sido posible gracias a los numerosos avances realizados en la red de infraestructura nacional.

La estrategia de desarrollo de Chile en las últimas cuatro décadas se ha fundado en integrar a nuestra economía con los mercados internacionales. Un requisito esencial para alcanzar este objetivo ha sido disponer de servicios logísticos de alta calidad, que “acerquen” a los productores locales a los mercados internacionales al menor costo posible, como lo refleja el exitoso ejemplo de las cerezas.

Pero la relevancia de una moderna red de infraestructura va más allá de lo económico. Las diversas obras ejecutadas en colaboración con el sector privado en estos años, como autopistas, puentes y túneles, aeropuertos, terminales portuarios, hospitales, entre muchas otras, han mejorado la vida, la seguridad, la productividad y la comodidad de los chilenos, contribuyendo decisivamente al progreso del país y al bienestar de todos sus habitantes.

La política de asociación público-privada que representan las concesiones ha hecho posible cubrir importantes brechas que existían en la infraestructura pública. 

Para graficarlo en cifras, los 78 contratos vigentes al tercer trimestre de 2021 suman obras por mas de  US$18.000 millones (en etapas de construcción, operación, o bien operación y construcción simultáneamente). Solo el monto materializado entre enero y septiembre de este año supera los US$2.000 millones,

“Es importante mencionar que aún queda por concretar alrededor de US$6.659 millones en obras vigentes, lo que da un total comprometido de US$ 3.741,3 millones”, destaca la DGC en su último informe trimestral.

Nuevos Desafíos

Sin embargo, hoy se enfrentan nuevos desafíos, como los que trae el Cambio Climático.

Por eso, la conversación sobre la importancia de la infraestructura -y el aporte que le cabe al sector privado- no puede estar ausente; especialmente en lo que respecta a su impacto en el medio ambiente, en la productividad nacional y en los niveles de bienestar de la población. 

Copsa A.G. y sus asociadas reiteran su compromiso con el desarrollo y el crecimiento de Chile, en colaboración con el Estado. Porque la infraestructura es mucho más que su dimensión económica productiva; mejora la calidad de vida de todas y todos.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

NOTICIAS RELACIONADAS