Diseñan sistema piloto para recargar artificialmente acuíferos Pan de Azúcar y Elqui Bajo

Proyecto busca hacer frente a la escasez de lluvias que afecta al mundo agrícola de la región de Coquimbo.

Chile sigue avanzando con infraestructura que permita mitigar la escasez de lluvias que afecta al mundo agrícola del territorio, y que también podría afectar el consumo humano. Fiel reflejo de lo anterior es el piloto desarrollado por un equipo de investigadores de la Universidad Católica del Norte (UCN), del Centro de Investigaciones de Zonas Áridas (CEAZA) y del Instituto de Investigación Agropecuario (INIA-Intihuasi), que busca diseñar una recarga artificial de los acuíferos de Pan de Azúcar y Elqui Bajo, ubicados en la región de Coquimbo.

Según recordó Ernesto Cortés, Director del proyecto y Director de la Escuela de Prevención de Riesgos y Medioambiente de la UCN, se realizaron con anterioridad dos estudios para caracterizar y evaluar los acuíferos costeros de la zona, los que permitieron establecer que debido a la mega sequía, no solo disminuyó drásticamente la cantidad disponible de agua almacenada en los acuíferos en los últimos 10 años, sino que también se comenzó a deteriorar la calidad del recurso.

En esa línea, se hizo necesario determinar cómo hacer frente a esta situación, y estudiando las experiencias internacionales en la materia, en países como Israel, Holanda y España, se consideró la recarga artificial de acuíferos, pues se ha demostrado que es una herramienta eficaz para lograr gestionar la cantidad y calidad del recurso hídrico considerando integralmente las fuentes superficiales, subterráneas y su interacción, destacó Cortés.

En este contexto, explicó, el Gobierno de Holanda realiza en la Región el proyecto GIRAgua, enfocado en la gestión integral de las aguas en la cuenca del río Elqui, y en su modelo de gestión se establece la interacción de las aguas superficiales y las aguas subterráneas, siendo una de las herramientas para profundizar esta interacción la recarga artificial de acuíferos.

Esto consiste en almacenar a nivel subterráneo aguas que en la superficie no se ocupan y/o se pierden, ocupando la capacidad disponible de los acuíferos existentes. Los embalses superficiales, agregó el investigador, son de alto costo, sin embargo tenemos embalses subterráneos naturales en la cuenca del Elqui, cuya capacidad disponible de almacenamiento se puede ocupar.

De esta forma, detalló que hay una capacidad equivalente a un Puclaro y medio, entre el acuífero de Elqui y el de Pan de Azúcar.

Con estos antecedentes surgió el proyecto que logró el financiamiento del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) 2019 del Gobierno Regional, y es complementario al proyecto “GIRAgua” financiado por el Gobierno de Holanda, por lo que se cuenta con el apoyo de recurso humano holandés especializado en la temática.

El proyecto

Gracias a los recursos FIC 2019 se seleccionó y caracterizó la localización más adecuada para la instalación del sistema piloto, y se analizó las técnicas de recarga artificiales factibles de implementar en los lugares seleccionados.

De esta forma, se determinó que en el caso de Elqui Bajo el mejor sistema de recarga es por infiltración, lo que ya se desarrolla en forma natural, y de acuerdo a las prospecciones geológicas el lugar donde hay una adecuada capacidad de almacenamiento para el agua se ubica el sector de Alfalfares, casi frente de la quebrada Santa Gracia. En tanto, en el caso de Pan de Azúcar, se estableció el sector sur-este, cercano al área conocida como la Vuelta del Martillo, donde la mejor técnica es un pozo de inyección, de manera que se debe realizar una perforación para inyectar agua.

Ahora se está en la etapa de Diseño de Ingeniería del sistema, determinando las especificaciones técnicas y el presupuesto de implementación del piloto, y con ello se dará por finalizado este proyecto.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

NOTICIAS RELACIONADAS